El acto de indisciplina de Medel y Vargas se une a varios sucesos similares en la “Roja”

La farandulizada salida nocturna de Eduardo Vargas y Gary Medel se incorpora a un variopinto de actos indisciplinarios en la selección chilena, los que van desde el Mundial de España 82 hasta el que se dio a conocer desde esta madrugada con el “Pitbull” y “Edu”.

Gary Medel y Eduardo Vargas habrían protagonizado un nuevo caso de indisciplina en la Selección Chilena, esto tras ser captados por las cámaras de diversos programas de farándula que evidenciaron la salida nocturna de los dos jugadores convocados para el choque frente a Venezuela por las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Brasil 2014.

Sin embargo, este caso no es el primero que sucede en una concentración de la “Roja” previo a algún duelo significativo para la selección. Recordado es el caso “Bautizazo” que aún mantiene a algunos jugadores castigados por la ANFP y sin poder ser opción para Claudio Borghi. Jorge Valdivia, Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Carlos Carmona y Arturo Vidal -hasta el momento el único indultado- fueron los implicados en aquella ocasión. Los sucesos ocurrieron en la previa del pleito entre Chile y Uruguay el 11 de noviembre del año pasado.

Otro caso emblemático fue el que ocurrió en la era de (Nelson) Acosta, el denominado “PUERTORDAZO”. En esa oportunidad el lugar elegido por los seleccionados fue Venezuela, específicamente en la Copa América del 2007 a realizarse en tierras llaneras, donde nuevamente Jorge Valdivia más Reinaldo Navia, Rodrigo Tello, Pablo Contreras, Álvaro Ormeño y Jorge Vargas decidieron organizar una pequeña, pero alborotada, celebración por la agónica clasificación a cuartos de final del certamen. Una camarera del Hotel Mara In denunció que los seis futbolistas le solicitaron que (ella) les efectúe sexo oral, y ante la negativa de la trabajadora optaron por lanzarse (entre los futbolistas) el jamón y la mermelada, además de romper los muebles del recinto donde alojaba todo el plantel y cuerpo técnico. Finalmente, el Tribunal de Disciplina del fútbol chileno sentenció por 20 fechas a los involucrados y terminó destituyendo al DT Nelson Acosta.

Por otro lado, pero igualmente en la “era Acosta”, el 2006 la selección nacional viajó rumbo a Europa para disputar duelos amistosos frente a Irlanda y Costa de Marfil. No obstante, Reinaldo Navia y Mark González fueron sorprendidos ingresando prostitutas al lugar de concentración. Este acontecimiento se denomino “DUBLINAZO”, por suceder en la ciudad de Dublín, Irlanda.

El 2001 la Sub 20 de Chile disputaba el Mundial juvenil organizado en Argentina, donde Carabineros, mientras inspeccionaba un local nocturno, descubrió que siete jugadores de la “Rojita” estaban “misteriosamente” en las dependencias del recinto. Los liados fueron Jaime Valdés, Rodrigo Millar, Mario Salgado, Hugo Droguett, Roberto Órdenes, Daniel Campos y Sebastián Pardo, situación que los futbolistas justificaron de la siguiente manera: “Vimos unas luces rojas, nos detuvimos y se nos acercó una señora que nos metió conversa. Nos metimos al local para no estar afuera. Pasaron unos 15 minutos y llegó Carabineros”. Las declaraciones generaron burla por los medios televisivos e incluso aún se recuerda como la explicación más absurda de un acto de indisciplina en el balompié criollo.

Un poco más atrás en el tiempo, y con cierto carácter de mito, en junio de 1980 el combinado chileno dirigido por Luis Santibáñez causaba furor en la jóvenes de la época, inclusive los aires de grandeza en algunos participantes del equipo, que posteriormente clasificó al Mundial de “España 82”, los habría llevado a cometer algunos actos fuera de lo permitido por el estricto director técnico. Carlos Caszely, Leonel Herrera y Osvaldo Hurtado, más la probable participación Mario Osbén, llegaron a Pinto Durán en la madrugada, irresponsabilidad que concluyó en una concentración previa al Mundial de seis meses, pero que según los rumores no fue impedimento para que algunos seleccionados estuviesen con mujeres en un motel cercano al recinto ubicado en Macul.

Al igual que el nuevo caso de Medel y Vargas, para la Copa América de Colombia 2001 las cámaras captaron los actos indisciplinarios de algunos jugadores de la selección, aunque en esta oportunidad las imágenes mostraban a Claudio Maldonado y Moisés Villarroel charlando con varias mujeres en la piscina del hotel de concentración en Cúcuta. A consecuencia de esto, este suceso se llamó “CUCUTAZO” y no fue sancionado de forma alguna. En aquella ocasión Chile quedó eliminado del campeonato continental ante México en cuartos de final.

 

BAUTIZAZO

http://youtu.be/iuOx5g2DQnk

 

Declaraciones Sergio Jadue, Presidente de la ANFP, sobre le caso Medel y Vargas

 

Foto: lacuarta.com

 

Related News

Comentarios via Facebook:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Copyrıght 2013 FUEL THEMES. All RIGHTS RESERVED.